Imprimir

ARRIEROS DEL VERSO


PORTADA ARRIEROS DEL VERSO

 

 

 

AUTOR: Mardonio Rivera Medina.

INTRODUCIÓN

El trabajo que contiene esta pequeña obra, incluyó un ejercicio que me obligó a recordar mi niñez y rememoré con su elaboración, a personas que a través de mis juveniles años conocí; de aquellos arrieros sufridores que marcaron mi vida, significando especialmente con singular recuerdo, a Don José Ramírez, un ejemplo de superación en los años 1947 a 1953. Don José, dedicado al comercio, vivía en Colatlán, municipio de Ixhuatlán de Madero, Veracruz; y viajaba regularmente desde su pueblo hasta la Plaza de Álamo, a donde traía panela, miel de enjambre, tabaco y otros productos que cargaba a los fustes de dos borricos que lo acompañaban; como buen mercader, comercializados sus productos, regresaba a Colatlán con otras mercaderías, a espaldas de sus dos animales, a los que llamaba por nombres el “Chispo” y el “Diablo”.

Don José era invidente, su guía para hacer el recorrido era la fuerza de su voluntad y las colas de sus asnos en las que se apoyaba, para cruzar los ríos Vinazco y Pantepec y alguno de sus afluentes; pero además, Don José el Cieguito como se le decía, versaba y tocaba muy bien la quinta octava huapanguera, la que pulsaba por el lado izquierdo, pues era zurdo; y cuando Don José estaba en Álamo se acompañaba con don Asunción Mercado, quien acariciaba la Jarana para hacer el dúo.

Don José el Cieguito pese a su discapacidad no aceptó dádivas, fue un ejemplo y quizás, inspirado en él, y muchos vaqueros que arriando ganado cantaban versos, fue como fui guardando algunas rimas en mi memoria, las cuales en parte se contiene en este trabajo como producto de la tradición oral, aunque debo de ser franco, algunos versos afortunadamente fueron preservados en escritos, y se recopilan aquí como un homenaje a los arrieros del verso, para recordar en este primer Centenario de la Fundación de Álamo, una tradición que fue propia de nuestra gente y que no debemos permitir que se pierda.

Por eso, debo de agradecer a quienes han hecho posible este modesto esfuerzo, para que queden en estas páginas los versos, de quienes se fueron y de los que aún vivimos. Gracias al comité de Festejos que preside el Lic. José Gabriel Gómez Corrales, al Presidente del Municipio de Temapache Ing. Jorge Vera Hernández, a toda la Comuna y también debo agradecer a nuestro Gobernador el Lic. Fidel Herrera Beltrán, que apoyaron este esfuerzo. No paso inadvertida la labor de nuestros Historiadores locales, a Leonel Clemente Pazarán que en paz descanse, a Felipe Solano Licona y a Rodolfo Robledo Reyna, por último a Irma Lulú Vázquez León Directora de Casa de Cultura de Álamo, y a todos aquellos que apoyan la cultura de mi pueblo.

Por mi y por los arrieros del verso:

¡Muchas gracias !

Mardonio Rivera Medina.

Álamo con gran euforia,

te invita a conmemorar,

y con dignidad honrar,

lo que contiene la historia,

Pueblo que llegó a la gloria,

con su campo petrolero,

Citricultor, Ganadero,

en sus huerto y solares

hay naranjos con azahares

y un gigante Colotero.

 

Álamo cumple cien años,

un Consejo fue formado,

para escalar mas peldaños,

este libro se ha editado,

sin mentiras; sin engaños.

Es cierto Fidel Herrera,

los recursos aportó,

el otro que se mochó,

fue el señor don Jorge Vera.

Quien bien hace, bien espera,

un aplauso a cada quien,

en cultura vamos bien,

y el esfuerzo continúa,

un libro siempre insinúa

que lo estudien; más de cien.

El Pantepec y su afluente

sus bajas tierras inundan,

pero a la vez las fecundan,

al paso de la corriente.

Acostumbrada la gente

a desafiar tempestades,

sin importar las edades,

siempre considerará,

que Álamo siempre será

tierra de oportunidades

Para dudas despejar

aquí está mi testimonio,

¿Con quién se podría quejar?

este su amigo Mardonio,

quien quisiera festejar

cien años de matrimonio.

Bienvenidos trovadores,

cantantes y decimeros

bailadores huapangueros,

también los espectadores,

aquí rendimos honores,

a quienes nos han dejado,

este precioso legado,

el dialogar con el verso,

con ese vocablo terso,

que es el del huasteco, sagrado.

Trataré de recordar

personajes del pasado,

lo mismo podía cantar,

un verso confeccionado,

otros lo sabían trovar

con un amor acendrado.

Don Héctor del Juncal Azuara, vivía en la Hacienda “La Pita”, fue uno los propietarios, entre sus aficiones además del Huapango, era excelente vaquero, gustaba mucho la suerte del floreo, fue un hombre educado y muy fino en su trato con las personas; era además un cantor bohemio, pulsaba guitarra y jarana, de él escuché estos versos:

 

Lunes y martes te quiero

el miércoles me retiro,

jueves y viernes te adoro,

el sábado te suspiro,

sólo el domingo no lloro

porque es el día que te miro.

Si la mujer no existiera,

¿El mundo como sería?

El hombre solo que haría,

sin su afable compañera,

¿De dónde el placer vendría?

Cuando tu lengua se mueve,

a nadie ofende ni apoca

con una sonrisa leve,

entreabres tu linda boca,

muestras tus dientes de nieve.

El que enamora una viuda,

muy poco del mundo goza,

como quien vende su mula,

la vende; porque es mañosa,

cuando no patea, recula.


Cadena para ser interpretada con el Huapango “la petenera”. Este son, se caracteriza, por tener mensajes alusivos al mar, en relación con el amor. “La petenera”

se deriva de las seguidilla de paterna, provincia de Cádiz, España, y fue adoptada por los Vera-cruzanos con su particular estilo. Esta versión, era cantada por don Héctor del Juncal Azuara y el señor Miguel Medina Carballo.

“LA PETENERA”

Voy a empezar a cantar

aunque sin voz deliciosa,

porque les quiero explicar

que en noche oscura y lluvios,

por las playas de la mar

es cosa muy temerosa.

 

Es cosa muy temerosa

el oír rugir el mar,

ángel serafín dichosa,

si quieres ir a escuchar,

en el centro de una rosa

la sirena oirás cantar.

 

La sirena oirás cantar

allá en su pulida aldea,

si la quieres retratar

con tinta y papel de oblea,

a orillas del ancho del mar

es donde ella se pasea.

Es donde ella se pasea

con su vigüela tocando,

año con año cambea,

nuevos tonos estudiando,

una sardina en su aldea

es la que la está peinando.

 

Es la que la está peinando

¡ah! que cosa tan divina,

su pelo blondo brillando

con la pomada más fina,

y el viento la esta halagando

con una flor cartulina.

 

Con una flor cartulina,

con claveles matizadas,

una estrella matutina

de verla tan agraciada,

se le ofreció de madrina

cuando fuera hacer casada.

¿Cuándo fuera hacer casada?

la sirena contestó,

no quiero ser ultrajada

por varón que Dios no envió,

yo quiero vivir honrada

como el ser que Dios me dió.

Con el ser que Dios me dió,

quiero conservar mi vida,

un día de San Juan cantó,

una calandria amarilla,

y en su canto declaró

esta es la sirena niña.

 

Esta es la sirena niña

nacida y criada en agua,

con una ciencia crecida

como el decreto declara,

que de una flor fue nacida

y de un pescado engendrada.

 

Y de un pescado engendrada

fue madrina la ballena,

es cierto que así cantaba

ese lagarto en la arena,

y en su canto declaraba

¡ah! que preciosa sirena.

 

 

¡Ah! que preciosa sirena

se ha venido aquí a bañar,

no tiene gloria ni pena

y se quiere confesar,

porque a cada reto truena

el rugido de la mar.

El rugido de la mar

lo oigo pero no lo miro,

te quisiera retratar

hermoso jardín florido,

adiós sirena del mar

para siempre me despido.

 

Para siempre me despido

hermosa flor de azucena,

yo sólo un favor te pido,

que no olvides al que pena

ve salúdame a cupido

adiós preciosa sirena.


 

 Don Juvencio Valdéz Pérez, originario de la Antigua Chicontepec, vecino de Álamo, fue comerciante y ganadero, tío del doctor Alberto Valdéz Gorrochotegui, de quien se recibieron estos fragmentos. Sus versos son alusivos a los viajes de Colón y a la Conquista Mexica.

Voy a contarles la historia

de ese Cristóbal Colón,

Dios le puso en la memoria

un sueño por vocación,

lo colmó de gran victoria

les daré punto y razón.

 

Quiero que me des razón

ya que nos toca a la vez,

ese Cristóbal Colón

dime de que reino es,

si es de gran admiración

como lo fue Hernán Cortés.

 

Yo les doy punto y razón

si el saber son sus deseos,

ese Cristóbal Colón

era de los Europeos,

por orden de su nación

navegó sin titubeos.

Estos versos que en silencio

has escuchado a la vez,

los ha compuesto Juvencio

de apelativo Valdéz.


Don Demetrio González, de los viejos vaqueros de hacienda, fue un gran compositor de versos huastecos, tocaba la quinta huapanguera; como vaquero campero tenía una gran facilidad para hacer el pial de cadera, para formar el número 8, con el que trababa las patas del animal. Don Demetrio murió en la Camelia,

Álamo, Temapache, Veracruz. Poca fue mi convivencia con él, pero recuerdo algunos de sus versos:

No es posible describir

una vida tan pesada,

me es imposible vivir

si en el mundo no soy nada,

lo mejor sería partir,

en esta vida prestada.

 

 

Mujer te han de preguntar,

que si mi amor te conviene,

tú les vas a contestar

que lo que de arriba viene,

nadie lo puede evitar.

 

 

Hay mujer que ingrata eres

te burlas de mi cariño,

como todas las mujeres

engáñame como a un niño,

pero dime que me quieres.


Señorita Bella del Juncal Azuara, hija de don Atilano del Juncal, de la Exhacienda la Guadalupe, fue una morena muy alegre, cantaba diferentes géneros de Huapango huasteco, pero el de su preferencia era “La rosa”, vivió en la Guadalupe, montaba a caballo y tocaba

la jarana. Le sobreviven sus hermanos Horacio, Efraín y la Choconina esposa de Clide Lindsey. De ella se tienen de recuerdo, tres versos de su huapango favorito:

Cuando una rosa te pones

haces mi amor delirar,

quisiera con mis canciones

el poderte acariciar,

esos rizos juguetones

que en tu frente veo brillar.

 

Tu cuerpo es una rosita

no se te quita el derecho,

eres una mujercita

que nadie cabrá en tu pecho,

si a todos les das carita.

 

Ahora si Rosita Blanca

yo te vengo a saludar,

este negrito que canta

es el que te ha de llevar,

porque solo no se aguanta

y sin ti, no puede estar.


Versos de Don Bernabé del Ángel Molar, quien vivió en Chapopote Núñez, originario de Mincuinin, fue un gran compositor de versos y décimas, las cuales eran cantadas y recitadas por su hijo, Julián del Ángel Robles, alias “El Laberintos”, ambos ya fallecidos. De

don Bernabé recordamos los versos que compuso a Don Benito Juárez García.

 

BENITO JUÁREZ

Que recto fue don Benito

sus leyes son un blasón,

después de ser pastorcito

gobernó nuestra Nación,

aunque era de raza indito

dió ejemplo a los de razón.

 

Marzo veintiuno nació,

fue el día de su natalicio,

nuestra Nación gobernó

con mucha honradez y juicio,

Don Benito se llamó;

y fue nombrado el ¡EL PATRICIO!

 

El archiduque de Austria

por orden de Miramón,

vino con Carlota Amalia,

a gobernar la Nación,

la suerte le fue contraria

sólo encontró su panteón.

 

El vino por la corona

que le ofreció Napoleón,

pero don Ramón Corona,

ejecutó su aprehensión,

muy distinguida persona

General de División.

 

Juárez fue un buen mexicano

celoso con su Nación,

con las Leyes en la mano

ordenó fusilación,

para el gran Maximiliano

también Mejia y Miramón.

 

Al ver el caso perdido,

Carlota tuvo en su mente,

ayudar a su marido,

y se ofreció al Presidente,

dijo Juárez confundido,

yo la admiro, solamente.

Desde tierras muy lejanas

por orden de Napoleón,

Maximiliano con ganas

quería la gobernación,

y en el Cerro las Campanas

le dieron ejecución.

 

Juárez con ideas tan ciertas

no obedeció dictaduras,

siempre les cerró las puertas

sus Leyes fueron muy duras

“DE REFORMA”, Leyes rectas.

Poco dura el hombre bueno

en este mundo falaz,

dijo Juárez muy sereno

porque era un hombre capaz,

respeto al derecho ajeno,

sin duda alguna es la paz.

Juárez en Leyes experto,

Villa, Madero y Zapata;

es tan positivo y cierto

pues la historia lo relata,

pero estos hombres han muerto

hoy como nos hacen falta.

El país quedo sin gracia

y nunca más lo encontró,

ha vivido en la desgracia

desde que Juárez murió,

se acabó la democracia

porque ya no les gustó.

Ahora hay muchos licenciados

con preparación muy alta,

son los grandes Abogados,

¿La pregunta es qué les falta?

¡Nada más, que sean honrados!

 

Aunque partidos hay muchos,

no todos marchan igual;

porque muchos arbitrarios

buscan el bien personal,

en los malos funcionarios

se ha perpetuado este mal.

 

 

Don Guillermo Tesillos Barragán, nació en Ixhuatlán de Madero, Veracruz. Vivió en esta ciudad en la calle Bucareli, lugar donde falleció. Fue carpintero de oficio en PEMEX, de el recordamos algunos versos:

Trovo versos muy sencillos,

porque no soy buen trovero,

al trinar de pajarillos,

doy mi saludo sincero,

porque Guillermo Tesillos,

es de Ixhuatlán de Madero.


Verso irregular alusivo a Daniel Sequera, que en su tiempo también fue carpintero, pero mientras don Guillermo Tesillos, hacía puertas para corrales, Don Daniel, además de muebles artesanales muy hermosos, hacia ataúdes.

Yo conocí a un carpintero,

carpintero de ribera,

hizo un barco de madera,

antes que el árbol naciera,

le formó la curvazón

y también la quilla entera,

ese si era carpintero,

no como Daniel Sequera,

que hace cajas para muertos

antes que el muerto se muera.

 

Señores no soy de aquí,

soy el negro parrandero,

la tierra de donde nací.

es de Ixhuatlán de Madero

donde bautizado fuí.


El señor Elpidio Barra, oriundo de Castillo de Teayo Veracruz, vivía en el Barrio de la Flores, donde murió; era músico, fue líder del sindicato de filarmónicos. Tenía mucha facilidad para trovar y tocaba la quinta huapanguera, he aquí algunos de sus versos:

Señores no soy de aquí

de este lugar en que me hallo,

es en Castillo de Teayo,

donde bautizado fuí,

un veinticinco de mayo.

Leí el reloj de una imprenta

reloj con minutería,

me puse a sacar la cuenta

de los minutos de un día,

mil cuatrocientos cuarenta,

suman la noche y el día.

Viniendo de Temapache

pase a Potrero del Llano,

se me atravesó un mapache,

con un elote en la mano,

nomás se oía rachi, rachi,

comiendo grano por grano.

Me vine de la barranca

en una mula trotona,

a buscar espuma blanca

junto con otra persona,

yo tomaba carta blanca

hoy sólo tomo corona.

 

 


Don Ramón Garduño Blanco, originario de Llano en Medio, municipio de Ixhuatlán de Madero, Veracruz, su gusto por el verso lo transmitió a su hijo, Joel Garduño Mejía, quien cantaba los versos de su padre, don Joel actualmente vive en Agua Nacida, que ha sido cantera de los grandes versadores, por su conducto podemos aquí reproducir algunos de ellos.

Negra es la tumba y su losa,

pero es más negro el dolor,

dichoso, el que así reposa,

si he de sufrir sin tu amor,

no pido al cielo otra cosa.

Cada día que amanecemos

se acerca nuestra partida,

cuando será no sabemos

y va menguando la vida,

cada día más, un día menos.

Tengo una estrella divina

como no la hay en el cielo,

la que mi sombra ilumina

su reflejo es mi consuelo,

y su luz… nunca termina.

Vida mía dame esa flor,

que en el seno traes prendida,

te la pido por favor,

pues quiere tener mi vida;

una esperanza de amor.


Don Miguel Medina Carballo fue originario de Naranjo Dulce, Ixhuatlán de Madero, Veracruz, vivió en el Ejido en Agua Nacida, se dedicó a la ganadería y fue un gran montador de caballos, además de cantar música huasteca, le gustaba promover cabalgatas apoyado por la señora Jobita Aburto y otras personas. Estos versos eran de la preferencia, de Miguel:

 

Dios al formar tu escultura

tuvo gran curiosidad

y dijo desde su altura,

que no ha habido y nunca habrá;

quien iguale tu hermosura.

 

La hermosura de tu faz

es la luz que a mi me alumbra,

si consuelo no me das,

mi vida has puesto en la tumba

ya no me hagas, sufrir más.

 

 

Con esa mirada bella

al hombre mas noble inquietas,

y con tus radiantes huellas

te he nombrado entre planetas,

corona de las estrellas.


Don Casildo Cabrera Butrón, originario de Atlapesco Hidalgo, llegó muy joven a Álamo, Veracruz, radicó en Pueblo Nuevo Municipio de Temapache; se dio a conocer tocando el violín huasteco al estilo del viejo Elpido Ramírez. Tenía una voz muy potente para cantar el Huapango. Pese a que no era trovador, interpretaba con maestría los versos de muchos otros autores. En el año 1950, Don Casildo era ya muy popular. Entre los comentarios acerca del arte de Don Casildo, sabemos que fue un músico a quien el Gobernador Rafael Hernández Ochoa invitaba a sus giras. Aquí lo recordamos con algunos versos que interpretaba:

Versos sueltos de la Petenera:

La sirena de la mar

me dicen que es muy bonita,

yo la quisiera encontrar

pa’ besarle su boquita,

pero como es animal

no se puede naditita.

La sirena de la mar

se compró muchos vestidos.

para irse, ella a pasear

a los Estados Unidos,

porque quería saludar

paisanos muy conocidos.

 


 

Versos del Huapango el Caimán:

El caimán cuando soltero

era muy enamorado,

y como tenía dinero

por nadie fue rechazado,

se mantenía en el estero

con camarón y pescado.

 

El caimán está muy viejo

pero así se anda casando,

la novia es de Pueblo Viejo

la boda está preparando,

en las conchas de un cangrejo

las jaibas andan bailando,

 

Dicen que el caimán murió

el veinticuatro de enero,

y esto me supongo yo

que era un lagarto de estero,

que un pescado se comió

que traía un anzuelo entero.

 


 

Versos que le escuchaba a Don Manuel Vázquez Vázquez, administrador junto con su papá, don David Vázquez González de la Exhacienda la Noria, municipio de Álamo, Temapache, Veracruz. Actualmente vive en San Diego Municipio de Chicontepec.

Dios te puso de azucena

la belleza que te dió,

y también te coronó,

con tu color de morena

para que te amara yo.

 

La mujer que es de talento

jamás codiciará el oro,

porque le da sentimiento

que le ofrezcan un tesoro,

por caricias de un momento.

 

 

Quisiera con el mirar

comunicarte mi intento,

pero como no hay lugar,

me voy con el sentimiento,

que no te he podido hablar

pa’ decirte lo que siento.

 


 

Don Macario Loya Briceño, originario de Agua Nacida, Álamo, Veracruz, donde vive; hijo de don Cirilo Loya, se dedicaron a la cría de ganado. Don Macario es un versador muy conocido, su rima es chusca y atrevida, de él publico lo siguiente:

Si te cuentan no lo creas,

que mi amor te echó al olvido,

sólo que muerto me veas,

con cuatro cirios prendidos,

aún así; no te lo creas.

 

 

Si de veras me has querido

y me llevan a enterrar,

lo único que yo te pido

no me vayas a llorar,

llórame cuando esté vivo,

y así podré descansar.

 

Si algo te han dicho de mí

sin duda te han engañado,

sabrás que te quiero sí,

pero jamás que haya hablado

lo mas mínimo de tí.


VERSO IRREGULAR

Anchas las calles de León,

más anchas las de Silao,

anchas las de Agua Nacida

porque así las han dejao,

que viva Lorenzo Vázquez,

también Aurelio Vicencio

que está enterrao por un lao.

Muchas veces, en silencio me he quedado

sin poderte decir, lo que quería,

pero puedes haber adivinado,

que vivir sin ti, jamás podría.

 


 

Don Arturo Aristeo Arenas Aguilera, hijo de Don Sotero Arenas, nació en Chapopote Núñez, petrolero jubilado, actualmente radicado en Poza Rica, es un entusiasta promotor de las costumbres de Álamo; forma parte activa del Club Siempre Amigos, de Chapopote Núñez, he aquí, una muestra de su trabajo, que obsequió al Licenciado José Gabriel Gómez Corrales.

NUESTRA HUASTECA

De la Huasteca me ufano

por el historial, que encierra,

esta mi bendita tierra

de suelo veracruzano

y por eso como hermano

como la flor y el capullo;

yo soy un nativo suyo

de Álamo: región azteca,

Emporio de la Huasteca

lo pregono con orgullo.

Son lugares que yo quiero

Cerro Azul y Tantoyuca,

Meza de Metlaltoyuca

Álamo, Túxpam, Potrero,

con Ixhuatlán de Madero

de la Huasteca son gama,

es Amatlán y Ozuluama,

Chontla, Naranjos, Tantoco,

Tepetzintla y Tamatoco,

son pueblos que tienen fama.

Les digo de corazón

la Sierra de Otontepec,

es lindo Chicontepec

de la Huasteca el Balcón;

también menciono a Platón,

todos sus alrededores,

donde encuentras bailadores

que alegran cualquier fandango,

pero pa’ bailar huapango

solo Pánuco señores.

Una verdad placentera

en mi décima les digo,

que son Pánuco y el Higo

zona huasteca cañera,

siembran caña de primera

para su “refinación”,

Álamo su producción

de donde yo soy oriundo,

mejor naranja del mundo

orgullo de la nación.

Las mujeres huastequitas

de blusas muy bien bordadas,

con faldas almidonadas

y muy rojas sus boquitas,

que parecen muñequitas

alguna te desconcierta,

te deja la boca abierta

al lucir su cinturita,

que le dices mamacita

es una verdad muy cierta.

Cuando salen de su casa

ataviadas con huipil,

a saborear zacahuil

con cachún de calabaza,

la costumbre de la plaza

cuando surten la despensa,

muchas lucen con su trenza

unos hermosos listones,

u olorosos resedones

en el tianguis que comienza.

El orgullo del ranchero

su guayabera impecable,

muy atento y muy amable

y portando buen sombrero,

como todo un caballero

se muestra muy complaciente,

¡mas! si anda de pretendiente

trata muy bien a las damas,

y no se anda por las ramas

en amor condescendiente.

Hay gente de gran estima

en Naranjos, Tamalín,

que al escuchar el violín,

desde Chontla hasta Tantima,

de seguro que hay tarima

algo van a celebrar,

parroquianos del lugar

¡tal vez boda algún quinceaños!

los vecinos aledaños

se prestan a huapanguear.

Después de la huapangueada

a bailar en galerones,

alumbrados con mechones

¡a que bonita lunada!

de mi huasteca encantada.

Por esos hermosos ratos

ver a jóvenes novatos

con muchachas en parvadas,

coquetas emocionadas

pasan sus momentos gratos.

 

Con la huasteca poblana

suman ya, seis los Estados,

los cuales entusiasmados

la huasteca se engalana;

del folklor que nos hermana

y nos hace tan felices,

rescatar nuestras raíces

incrementando el huapango,

elevando nuestro rango

a nivel de otros países.

 

¡Álamo tu gran historia!

la Huasteca tu cultura;

muy rico en agricultura

has ganado la victoria.

Para México, otra gloria,

como campo petrolero,

citrícola y ganadero

Temapache tu principio,

de Veracruz Municipio

¡tu símbolo! un Cocotero.

 


Me he permitido en este apartado dejar a consideración de ustedes algunos versos sueltos y algunasdécimas de la inspiración de su servidor, lo hago con el fin de que no se extravíen en el tiempo; espero poder contribuir con ello aunque sea de una manera sencilla, con el proyecto de conservar la décima y el verso popular.

RECORRIDO POR ALGUNAS FINCAS GANADERAS DE LA REGIÓN

Ex-hacienda de La Noria,

El Tigre y el Tumbadero,

Confites tuvo su gloria,

Llano Grande, por Potrero,

yo las llevo en mi memoria

como emporio ganadero.

 

De las familias Juncal,

honorables; hago cita,

fincas en el punto ideal,

“La Guadalupe” y “La Pita”,

el Vinazco y su caudal

se ve desde la lomita.

 

“La Lupita” de Atilano

y de Abelardo “La Pita”

dos ejemplares hermanos

Del Juncal; cosa bonita,

dió gusto estrechar sus manos

al visitar su Casita.

 

La Mulata era la Hacienda

donde se vivía, sin cuitas,

Don Rafa surtía la tienda

con productos “tres vaquitas”

de allí, obtenía su prebenda,

y su power de estaquitas.

 


 

A los hermanos Zaleta Garrido, vaqueros de Exhacienda “El Tigre”, Jesús alias el “Cucho”, Librado el “Tlacuache” que en paz descanse, y Donaciano apodado el “Loco”. Los tres eran buenos jinetes, aunque se comentaba que el menos bueno era Donaciano el Loco; pero lo que se cuenta en el siguiente verso fue un hecho cierto.

De los hermanos Zaleta,

Jesús fue muy afamado,

y Librado fue; la neta,

en el deporte apreciado,

montando una yegua prieta,

“El Loco”; lazó un venado.

 

La Hacienda de Chapopote fue administrada por el señor Jorge Medina Herrera, abuelo de su servidor.

 

Hacienda de Chapopote

te recuerdo con anhelo,

en mi caballito a trote

yo visitaba a mi abuelo,

Don Jorge, con gran bigote

que pachoneaba con celo.

Jinetes de bestias brutas, los hijos de Don Agustín Garcés y Lidia Bustos en paz descanse, del rancho San Antonio.

Para jaripeo y carreras

los tres hijos de Agustín,

montaban bestias cerreras

con espuela en el botín,

jinetes de las praderas

Manuel, Gregorio y Joaquín.

 

Comenta en su libro “Historia de Álamo y su Entorno Huasteco”, Don Leonel Clemente Pazarán, un capítulo dedicado a la fiebre aftosa, una epizootia que con el rifle sanitario acabó con la ganadería de la región, lo que cuenta Don Leonel, me tocó vivirlo, y por eso, en verso confirmo lo que este historiador planteó.

En verso quiero explicar,

lo que pa’mi; es misteriosa,

el brote de fiebre aftosa,

que afectó nuestro lugar.

 


DECIMAS HUASTECAS

 

Siendo Hitler alemán,

otro nomás de apellido,

muchos pueblos han jodido,

otros; en la mira están.

malvados vienen y van

llevando la fiebre aftosa,

una epidemia dudosa,

que grave misterio encierra,

otro la Segunda Guerra,

gente y ganado, a la fosa.

El cuarenta y seis corría,

cuando Alemán gobernaba,

y nadie se imaginaba

lo que entre manos traía.

el ranchero no sabía,

que matarían su ganado

que, con su trabajo honrado,

tenía su vaca de ordeña,

después anduvo en la greña,

por lo que le habían quitado.

 

 

El ganado en cuarentena,

cada ocho días revisado,

un arete colocado

en fila; como cadena.

si la vaca estaba buena,

para el rastro era apartada

y después sacrificada,

dando carne a las familias;

pues vendrían muchas vigilias,

de una larga temporada.

 

El establo de Don Justo,

en San Antonio ubicado,

allí, quedó sepultado,

ganado nuevo y vetusto.

después de pasado el susto,

otros problemas vinieron,

rencos, caballos se vieron

por una sencilla cosa,

desinfectados con sosa,

sus cascaduras perdieron.

Empezó en el mes de abril,

mueren toros por montones,

llegan después orejones

de la raza indu-brasil,

dizque pasaban de un mil

los que aquí se cotizaron,

quienes podían; los compraron

pues se tenían que alinear,

y quienes no podían comprar

de plano, los amolaron.

Yo fuí criado en San Antonio

que fue zona ganadera,

hay dejo mi testimonio

y que investigue quien quiera,

esto; lo vivió Mardonio,

el de apellido Rivera.

 


Como también fui trabajador petrolero, actualmente jubilado, elaboré estas líneas a los petroleros jubilados de perforación y otras a los Jubilados de PEMEX en General.

D   É   C   I   M   A   S

De saludarlos me plazco

en esta amena reunión,

compas; de perforación

que usaron morral y casco,

mucho antes que allá en Tabasco,

se perforó en la Huasteca,

ahí se comía con manteca

y se viajaba en camión,

donde más de algún varón

presumía de gente fina,

se gastaba en la cantina

hasta el último tostón.

Pero los tiempos cambiaron

del hombre brusco al amable,

del trabajo responsable,

buenos cursos recibieron,

en ellos mucho aprendieron

el chango, el perforador,

y el del piso con ardor

 

 

 

se la rifó con las cuñas,

donde se acabó las uñas

por su Patria con honor.

 

Al que nunca le fue mal

fue al maquinista segundo,

pasaba horas y segundos

aferrado al barandal.

el no cargaba morral,

lo decía con desparpajo,

que era poco su trabajo

para cargar su lonchera,

se le pegaba a cualquiera,

sin importarle un carajo.

Esta trova fue pensada

para recordar los tiempos,

que ayer pasamos contentos,

con la tubería pesada.

Donde lingada a lingada,

se llegara al yacimiento

del oro negro, portento,

riqueza de la nación

deseo que en toda ocasión

se la pasen muy contentos.


JUBILADOS DE PEMEX

El hecho de haber servido

a la más gigante empresa,

precursora de riqueza,

debes estar complacido,

pues aunque hayamos cumplido

cada quien con sus tareas,

hoy jubilado no creas,

que has terminado el camino,

sigue andando, peregrino.

para atrás. . . ¿a qué volteas?

Haz tu vida placentera

aunque estés en el ocaso,

a los males no hagas caso

recuerda tu primavera;

aquella tu edad primera

cuando todo era alegría,

donde la noche y el día

formaban un solo horario,

ahora son un relicario

de incuestionable valía.

Disfrutemos de la unión,

con los amigos de antaño,

que hacemos a nuestros años

en estrecha comunión,

aprovecha la ocasión

y vive la realidad,

pide con sinceridad

reine la paz en el mundo,

y a Dios con amor profundo

¡Derrame felicidad!


FIESTA DEL HUAPANGO EN AMATLÁN

Amatlán tiene su rango

muy amables sus vecinos,

su entrada no tiene fango

limpios están sus caminos,

para venir al fandango

que organizó Celestinos.

 

De mi inspiración me valgo

para cantarles aquí,

Puebla, Querétaro e Hidalgo

también San Luis Potosí

viene a bailar huapango

enlazados entre sí.

Enlazados entre sí

zapatean alegre el son

tamaulipas viste así,

cuerudas de tradición

¡Amatlán saluda aquí!

de Veracruz anfitrión.

En mi Huasteca, el papán

canta al despuntar la aurora,

en el pueblo de Amatlán

que todo turista añora,

allí nació Don Juan Guzmán,

también Raymundo Zamora.

Álamo es la naranjera

de mi Huasteca encantada,

Tamiahua zona pesquera

Tuxpan es puerta de entrada,

Poza Rica, es petrolera

Papantla es la perfumada.

Álamo me vió nacer

mi documento lo indica,

pero debo agradecer

a mi bella Poza Rica

la que me dio de comer,

con honor mi Patria chica.


Acordaron los Diputados federales de la LIX Legislatura, en el cierre del período de sesiones, del 15 de diciembre del año 2004, repartirse más de $ 30,000,000.00 (TREINTA MILLONES DE PESOS M.N.) sobrante del presupuesto de gastos de ese año. Por eso como ciudadano, a través de la décima reflexiono y digo:

               I

Invito a los Diputados

en esta cuesta de enero,

a devolver el dinero

para los damnificados.

Los que fueron azotados

en las costas de Malasia,

en el Sureste de Asia,

por terrible maremoto

en aquel lugar remoto,

que sufren la peor desgracia.

II

Que revoquen el acuerdo

que los señores tomaron,

dinero que no ganaron

el derecho ni el izquierdo,

quedarán en el recuerdo

y llamarían la atención,

la gente con emoción

los vería como a “Benito”

cada quien en su Distrito  

si atienden tal petición.


CASA DE CULTURA

Aquel Palacio vetusto

que albergó a varias Comunas,

que vieron pasar fortunas

remodelarlo. . . fue justo;

se sentiría muy a gusto

quien construyó sus paredes,

el buen, don Amando Pérez

el de la Guardia Agrarista,

dos veces pasó a la lista

y cumplió con sus deberes.

 

Cumpliendo con sus quehaceres

otro hombre muy visionario,

un gran revolucionario

fue quien trajo los poderes

¡el tata! Guillermo Vélez,

el que diseñó el principio

del que hoy es gran Municipio

con fruta y ganadería,

yo le rindo pleitesía,

señores. . . desde este sitio.

 

Don Amando muy consciente

construyó tu arquitectura,

hoy es Casa de Cultura

y se mira diferente.

Para cultivar la gente.

 

Como cultivar la rosa,

vaya medida mi prosa

con estos versos sencillos,

con canto de pajarillos

hoy te miras más hermosa.

 

Con el esfuerzo de hermanos

que no es por casualidad,

por fin se hizo realidad

el sueño de mis paisanos,

tómense bien de las manos

para seguir adelante,

un pueblo es tan importante

cuando demuestra cultura,

y tendrá buena ventura

si su trabajo es constante.

Quienes conocen la historia

de este pueblo luchador,

saben que sólo el valor

da mérito a la victoria,

tengamos pues en memoria

estos recuerdos presentes,

con el tesón de sus gentes

Álamo se ha transformado,

con el trabajo atinado

de todos sus residentes.


VERSO REFLEXIVO

Si tu pesar es ingrato,

es buena la soledad,

hay que hacerlo con recato,

porque la mera verdad,

hasta el perro con el gato,

llegan hacer amistad.


A UN JOVEN EXTRAVIADO

                 I

Cadáver de carne viva

cadáver de alma muerta,

abre tus ojos ¡despierta!

porque vas a la deriva.

Donde está tu frente altiva,

tu fuerza, y tu juventud,

por que matas tu inquietud

con el polvo y con el humo

que te exige tu consumo

y desprecias tu virtud.

 

                 II

Torna pronto a tus parajes,

cadáver de sangre joven,

no permitas que te roben

tus alas, ni tus plumajes.

No permitas que tatuajes

tu limpia carne mancillen

no permitas que te orillen

por absurda moda obscura

y tus pies, a su locura,

por favor no se arrodillen.

                   III

Vuelve al santo amanecer,

al tranquilo despertar,

¿Por qué tanto madrugar,

tanto afán de enloquecer?

¿Qué no puedes renacer?

¡Termina tu noche amarga!

para qué hacerla más larga

si terminas con tu vida,

en esa senda prohibida

que te obliga con tu carga.

                   IV

¿Por qué culpas al destino

por qué maldices tu suerte?

tú, que presumes de fuerte

ante las copas de vino.

Por qué te muestra mezquino

cuando exiges el amor,

si no sabes dar valor

al ser que te lo concede,

que tu mente ver no puede

que sólo siembras dolor.

                     V

Como pretendes ser grande,

si en verdad eres pequeño,

como dices ser tu dueño

si al vicio dejas que mande,

que tu espíritu demande

salir de la oscuridad,

¡Enfrenta la realidad,

las espinas y los clavos,

y sal de entre los esclavos

a buscar la libertad!

                     VI

Deja a un lado el mal camino

no creas que yo te critico,

quien te envenena está rico

no le importas un comino,

véelo bien, es un canino

sólo le falta ladrar,

¡Es hora de comenzar!

quita ya las ataduras

a volar las amarguras

y de la vida a gozar.

 

 

 

                 VII

¡Aprender a ganar el pan,

trabaja, lucha y estudia,

pues la sociedad repudia

al flojo y al haragán.

tus ojos pronto verán

merecida recompensa;

y en ese momento piensa

en lo hermoso de vivir,

que dejaste de morir

y que tu vida hoy comienza!

Autor, Profr. Carlos Alonso Zamudio Martínez.


VERSOS SUELTOS

Recuerdo aquellos arrieros

que de la sierra bajaban,

también a los jornaleros

que con huaraches calzaban,

en el Tianguis Dominguero

sus aguardientes tomaban.

Cuando a tu balcón asomas

haces mi amor delirar,

y entre fragantes aromas

me parece contemplar,

en tu pecho dos palomas,

con la intención de volar.

En la tierra escrito está,

desde el siglo diecinueve,

el calor se acabará

para todo el que se muere,

el sol estático está,

la tierra es la que se mueve

 

Hago un verso a mi manera

a dos amigos que al fin,

Dios los tenga donde el quiera

allá en su vasto confín.

Conse: tocó, huapanguera,

Tocó, Casildo el Violín.

 

 

Un verso lo hace cualquiera

cuando tiene sentimiento,

yo cabalgo en la pradera

pa’ que me acaricie el viento,

cantó; Mardonio Rivera

cuando se sintió contento.

 

 

Voy a comprar un sombrero

un Sombrero Ribeteado,

para salir al potrero

en mi caballo montado,

sombrero Tantoyuquero

con barbiquejo colgado.

He tratado de ser grato,

al buen trabajo me aferro,

un buen consejo lo acato,

y si mi refrán no yerro;

más vale servir de gato,

que en la calle andar de perro.

Muy pocos hombres se dan

con un carácter sencillo,

como un compa de Amatlán,

de chico fue monaguillo,

me refiero a Juan Guzmán

al que apodan, “El Cepillo”.

Yo no se en que pienso tanto

cuando tus ojos no miro,

sin sentir me viene el llanto,

y tras del llanto un suspiro,

es porque te quiero tanto

y es que extraño tu retiro.

Tres letras en un papel

me miraban, se reían,

como no sabía leer

no supe lo que decían,

¡ah! que triste es no saber

por que no me enseñarían.

 

 

No está en la gracia en cantar

ni saber versos, bastantes;

la gracia es acomodar

vocales y consonantes

para que puedan rimar.

 

 

Soy gallo de buena raza,

aunque ya un poquito viejo,

yo no se lo que me pasa,

que nunca escuché consejo,

con buena carne en la casa

ando agarrando pellejos.

 

 

Álamo es la tierra mía,

porque en ella yo nací,

en ella con simpatía,

la primera luz que ví,

fue la luz de la alegría.

Los campesinos con fe

labran su tierra con bríos

Álamo hasta donde se,

te fertilizan dos ríos,

el Vinazco y el Pantepec.

Con gusto también le canto

a todos esos señores,

los que cultivan el campo

por estos alrededores,

que ponen la fe en su santo

todos los citricultores.


VERSOS A MI ESPOSA GRISELDA ORELLÁN E HIJAS

Firma sobre firma firmo,

firmo que te he de querer,

firmeza te he prometido

firmeza te he de tener;

si tu eres firme conmigo

firme contigo seré.

Solo Dios compadecido

se ha fijado en mi existencia.

Gela; vivo agradecido,

porque dejo como herencia

tu amor y el mío fundidos

cuando vió correspondencia.

Eres Gisela mi encanto

por el amor que me has dado,

es por eso que te canto,

celebro haberte encontrado,

por nuestro amor sacrosanto

dos hijas, Dios nos ha dado.

Julia Elvira es la mayor,

que Dios al mundo trajera

y Lorena la menor,

de diferente manera,

las tres; han sido el amor,

de don Mardonio Rivera.


VERSOS DEL CIELITO LINDO A MI MADRE PAULINA MEDINA Y MI SUEGRA CONSUELO

ORTIZ, FINADAS.

El cielo me ilumina, cielito lindo

me quita el velo.

Pá cantarle a Paulina, cielito lindo

y mi Consuelo.

Hay, hay, hay, cosa divina

fue mi suegra Consuelo, cielito lindo

y madre Paulina.

 

Premios a mi me dieron, cielito lindo

si usted se fija.

Paulina me dio la vida, cielito lindo

consuelo a su hija.

Hay, hay, hay, mujeres bellas

para mi en esta vida, cielito lindo

son dos estrellas.

 

Son dos lindas estrellas, cielito lindo

del firmamento.

Me dieron atenciones, cielito lindo

en su momento.

Hay, hay, hay, estrellas dos

ya descansan tranquilas, cielito lindo

están con Dios.

DESPEDIDA

Para los hombres cabales,

va; mi frase lisonjera,

haciendo cuentas cabales

felicito a Jorge Vera

y a Gabriel Gómez Corrales

coordinador de primera.

 

Tal vez encuentren escueto

al describir la región

pero para mí, fue un reto,

ya lo haré en otra ocasión

para todos mis respetos

en esta presentación.


Se imprimió con el apoyo del Gobierno del Estado que

preside el Lic. Fidel Herrera Beltrán y

del Municipio de Álamo Temapache, Ver., siendo

Presidente Municipal el Ing. Jorge Vera Hernández.

Derechos Reservados 2006.

Prohibida su reproducción total o parcial.

 

“Arrieros del Verso”                      

se terminó de imprimir en el mes

de octubre de 2006,

en los talleres de

Amatl Imprenta y Offset,

Av. 20 de Noviembre Oriente 283

Xalapa-Eqz., Veracruz, México.

La edición consta de 500 ejemplares