ÁLAMO, CENTENARIO DE UN PUEBLO HUASTECO

Índice del artículo

CAPÍTULO I

CONSTRUCCIÓN HISTÓRICA DE LA HUASTECA VERACRUZANA

1.1 La región Huasteca

Veracruz fue asiento de tres culturas huastecas, totonacas y olmecas que enriquecieron la historia del periodo precolombino. Se ha localizado restos prehispánicos en Pánuco, Tabuco,Tajín, Martínez de la Torre, Tlapacoyan, Ranchito de las Ánimas, Soledad de Doblado, Alvarado, Remojas, Cerro de las Mesas y Tres Zapotes, que son prueba fehaciente de que la entidad veracruzana estuvo habitada cinco o seis mil años antes de Cristo1.

A partir del asentamiento de estos grandes pueblos, el Estado se dividió en tres regiones: en el norte la Huaxtecapan, que está entre los ríos Pánuco y Cazones y tiene importantes áreas de interrelación con los estados de Tamaulipas, Querétaro, San Luis Potosí e Hidalgo; en el centro la Totonacapan, que se ubica entre el Cazones y el Papaloapan con influencias en el Altiplano y la sierra poblana; y en el sur la Olmecapan, que abarca desde el Papaloapan hasta más allá del Tonalá, en los límites con los mayas de Comalcalco, en el Estado de Tabasco2. De estas tres grandes regiones culturales, nos interesa estudiar la del norte, la Huaxtecapan, pues es la que corresponde al espacio geográfico-histórico en el cual se asentó la población de Álamo.

El nombre Huasteca o Huaxtecapan deriva de la palabra náhuatl huasteco cuexteco que fue tomada, según Fray Bernardino de Sahagún, de uno de sus dirigentes que se llamaba Cuextecatl. Al respecto Sahagún menciona:

[…] tomándose de la provincia de Cuextlan, donde los que están poblados se llaman Cuaxteca. A los mismos llamaban panteca o panoteca, que quiere decir hombre del lugar pasadero, los

1 Sánchez y Bermúdez, 1990: p. 11.

2 Ibidem, pp. 12-13.

cuales fueron así llamados porque viven en la provincia del Pánuco, [y fueron] los primeros que vinieron a poblar esta tierra de México que se llama ahora India Occidental, llegaron a aquel puerto con navíos que pasaron por aquella mar; y por llegar allí le pusieron el nombre de Pantlán que quiere decir lugar de donde pasan por la mar3.

La región del Huaxtecapan abarca parte de seis estados y se extiende desde el Golfo de México hasta la vertiente de la Sierra Madre Oriental, al oriente, y el Estado de San Luis Potosí, al poniente; desde el río Cazones, al sur de Tuxpan en Veracruz, hasta el río Soto la Marina en Tamaulipas, pasando por una parte de Hidalgo hasta llegar al río Moctezuma en la Sierra Gorda de Querétaro (Ver mapa 1).

La Huaxtecapan se halla comprendida entre los 20° y 22° 30´ de latitud norte y 1° y 50´ de longitud este del Meridiano de México y 0° 20´ de longitud oeste del mismo, es decir, se localiza en el sur del Trópico de Cáncer4.

Arqueológicamente, la parte sur de esta región ha podido determinarse con base en los asentamientos más meridionales de la cultura huasteca. Por una parte está Tabuco según Meade y Melgarejo Vivanco, este sitio fue el antiguo Tuxpan y por otro lado está Tumilco, sitio que Krickerberg identificó también como el antiguo Tuxpan5. En términos convencionales y estatales, la Huasteca veracruzana comprende la parte norte del Estado de Veracruz, a partir del río Cazones.

1.1.1 Migraciones hacia la Huasteca

Para analizar lo que aconteció en la formación de los pueblos de la costa del Golfo, es necesario observar en los inicios del Periodo Formativo (2 500 a.C.-300 d. C.) un sustrato máyense. Varios hallazgos de un tipo de cerámica a lo largo de la costa del Golfo de México y algunos otros descubrimientos como el realizado por I. Nelly de que el maíz amarillo tipo

3 Ibidem, p. 49.

4 Toussaint, 1948: p. 19.

5 Meade, 1942: p. 35.

flint se siembra sólo en dos regiones de la tierra caliente, en Yucatán y la antigua región huasteca indican que en tiempos remotos hubo una relación estrecha en toda aquella zona costera, que la mayoría de los arqueólogos sitúa desde el área maya hasta el Pánuco6.

Asimismo, la gran semejanza que guardan la lengua huasteca y la maya ha sugerido a los lingüistas que ambas proceden de la misma familia macromayence. Esta unidad se rompió, según varios antropólogos, a fines del Periodo Formativo (600 a.C-300 d.C.) con los sustratos de la cuña totonaca-zoqueana, producto de las oleadas de inmigración en la zona norte de Mesoamérica.

La destrucción de Teotihuacan, ocurrida por el año 800 d.C., permitió el ascenso de una nueva cultura: la nahua-tolteca, cuya influencia llegó hasta la zona costera del Golfo. Los toltecas, fundadores de Tula, tuvieron que establecer lazos de parentesco con otros grupos, especialmente con los chichimecas7, para evitar ser molestados. Los lazos se legitimaron con la unión de los hijos de cada tlahtoani. Así empezó la expansión de los toltecas, principalmente hacia el norte, donde ocuparon lugares cercanos a los afluentes del río Pánuco y comenzaron a explorar la Huasteca veracruzana8 (Ver mapa 2).

Gracias a las migraciones, los toltecas adquirieron la experiencia y los conocimientos de la cultura teotihuacana. Esos conocimientos los aplicaron en las regiones descubiertas, como Tziuhcoac y Huejutla, dejando ahí una población que les permitió colonizar el área Huasteca. El control de Tula sobre las zonas situadas hacia el Golfo significó, en el periodo de 900 al 1 168 d. C., la explotación agrícola de muchos de los productos provenientes de la costa del Golfo. No obstante, oleadas de crisis terminaron con

6 Pérez, 1983: p. 36.

7 Ellos habitaban en la parte norte de Mesoamérica y desde hacía años tenían contacto e influencia en la parte norte de la costa de Golfo.

8 Es de suponer que se trató de una incursión con miras a controlar, desde Tula, los distintos nichos ecológicos existentes entre el área del Altiplano Central y la Huasteca, sobre todo de los productos que se daban en esta región como el algodón, el cacao, los productos del mar y las plumas.

el dominio tolteca.

Tras el caos y las divisiones políticas que sucedieron a la destrucción del sistema político de la Gran Tollan, algunos grupos buscaron reestablecerse en las áreas periféricas, como la Huasteca9, y otros tuvieron que emigrar hacia regiones apartadas, como las zonas mayas de Yucatán, Guatemala y Michoacán, o al sur del Valle de México.

Ante la ausencia de un poder hegemónico, un nuevo grupo hizo su aparición en la zona Huasteca. Procedentes del norte del Golfo, los chichimecas comenzaron su peregrinación y desarrollo histórico (Ver mapa 3). Dirigidos por Chichimecatl Teuctli Xolotl, ellos fueron ocupando poco a poco el territorio abandonado por los toltecas. Xolotl estaba emparentado con los huastecos, pues había contraído matrimonio con Tamiyauh, señora de los huastecos.

Asimismo, hubo otras migraciones importantes como las de los nonoalcas, mazatecos y popolucas, que junto con sus antiguos jefes procedentes de Tula se establecieron en los pueblos de Zongolica, Teotitlán y Coscatlán. De aquí hay que destacar el grupo conocido como teochichimecas, de filiación nahua, que pobló la sierra de Metztitlán y toda la Huasteca del Pánuco.

Las migraciones hacia la Huasteca reflejaron un fenómeno común, pero representativo en los pueblos prehispánicos de los siglos XII y XIII. Es muy probable que a raíz de estos sucesos hubo cambios en la Huasteca, cuyo primer resultado fuese el reacomodo de los distintos grupos lingüísticos, agrupados unos en unidades étnicas y otros en unidades multiétnicas, como es el caso del sur de la Huasteca10.

9 Cuyo paisaje natural proporcionaba fácilmente los productos necesarios para el sustento de los pueblos que en ella habitaban.

Una vez asentados en el centro de México, los aztecas participaron como mercenarios de los tepanecas en los primeros intentos por conquistar la Huasteca. La primera vez fue durante el gobierno de Huitxilihuitl (1396-1416 d.C.), tlahtoani mexica que conquistó la provincia de Xaltocan. En segundo intento fue el de Chimalpopoca (1416-1429 d.C.), quien sojuzgó a Tulancingo que en ese entonces era la frontera de la Huasteca11.

Durante el gobierno de Moctezuma Ilhuicamina (1440-1469 d.C.), después de liberarse del yugo tepaneca, sucedieron los primeros encuentros de los aztecas con los habitantes de la Huasteca veracruzana. Moctezuma envió emisarios para invitar a su coronación a los jefes de Cuextlan, Meztitlán y otras regiones. La abundancia y la riqueza de materias primas de la Huasteca, necesarias para los mexicas y sus aliados, llevó a sus pochtecas a comercializar en territorio huasteco, pues se tenía información de que, por los menos en Tziuhcoac y Tuzpan, había tianguis o mercados de veinte días de duración. Ahí los pochtecas aztecas, probablemente, se proveían de mantas y plumas que eran abundantes en la región12.

Más tarde, pretextando atropellos en contra de sus pochtecas, Moctezuma sujetó a los huastecos de Tziuhcoac, a los tuchpanecas y a los temachpa cuaxtecas, quienes tenían para su defensa cinco fortalezas (Ver mapa 4). En la guerra participaron los aliados de los mexicas y las provincias sujetas a ellos, por lo que no cabe duda de que salieron victoriosos y sometieron, por lo menos a Tuzpan, a Tziuhcoac y a Temapachco. Los huastecos de estas provincias se vieron obligados a ofrecer cada año como tributo a los mexicas los siguientes productos:

Mantas que llamaban tuchpanecayotl.

Quechquemitl [camisas como capisayos de las criaturas pequeñas

10 Pérez, Op. Cit., p. 44.

11 Ibidem, p. 48.

12 Melgarejo, 1992: p. 38.

labrados de colores].

Tla-palcuachtli [mantas labradas de colores].

Toznene [papagayos mansos de colores amarillos].

Olome [huacamayas coloradas y grandes que crían unos penachos colorados].

Xochitenacaltototl y Tlalancuezalintototl [aves de plumas más ricas].

Tecuezalin y Tecozahuitl [betum amarillo con que untan y tienen jícaras y ablandan manos y pies].

Apeztli [marmajita dorada y negra].

Chiltecpin o Totocuitlatl [un tipo de chile].

Cuauh aychuachtli [pepita ancha].

Pochile ahumado.

Además de estos productos, a los guerreros se les otorgaba numerosas cosas como ropa, papel mexicano, plumas blancas para las colchas o frazadas y también pescado en barbacoa, gallinas, piñas y muchas especies de frutas13.

Tras la muerte del gobernador azteca Tizoc (1481-1486 d.C.), todos los pueblos de la Huasteca se rebelaron. Entonces el nuevo tlahtoani, Ahuitzol (1486-1502 d.C.), decidió sujetar de nuevo a las provincias de Tziuhcoac, Tuzpan y Temapachco. Durante su gobierno Moctezuma conquistó Pantepec y también Panco o Pánuco. En tiempos de Moctezuma, poco antes de la llegada de los españoles, parece ser que sucedieron continuas rebeliones en contra de la sujeción azteca.

1.1.2 La población huasteca: economía y organización social

13 Durante el gobierno de Axayacatl (1469-1481 d.C.) los mexicas realizaron algunas conquistas entre las que aparecieron Cuextlan, Tochpan, Cuextecatepec, Tampatal, Tenexticpac, Temomox y Tapatal.

En 1579, el Arzobispo don Pedro de Moya y Contreras afirmó que los sitios de las antiguas poblaciones reflejaban la multitud de gente que en ellos habitaban. La Huasteca14 fue una región muy importante por su gran concentración demográfica. En 1519, según el relato de Francisco de Garay, en ambos márgenes del río Pánuco se podía contar hasta cuarenta pueblos asentados. En 1552, el visitador Diego Ramírez refirió que la Huasteca fue una provincia que al parecer, por las informaciones y edificios que en ella se localizaban, había sido un reino insigne que estaba desolado15. En 1554, fray Nicolás de Witte señaló que la Huasteca era la tierra más poblada que cubre el sol, por los edificios antiguos que se encontraron en ella. Aunque se sabe poco sobre las estimaciones totales de la población huasteca en la época prehispánica, los cálculos presentados por Cook y Borah con base en los tributos entregados a Moctezuma señalan que la población aproximada era de 1 094 100 habitantes.

La existencia de los cultivos intensivos en la Huasteca permitió no sólo el elevado índice de la población, sino también la integración social y política de sus pueblos. Según la documentación colonial, en la Huasteca existían distintas formas de organización. Prueba de ello son los mercados prehispánicos, que hacen suponer la presencia de mercaderes profesionales dedicados al comercio, y el uso de un sistema tributario ligado a las

14 No existen datos sobre los orígenes de los huastecos. La información sobre estos pueblos fue recogida por fray Bernardino de Sahagún en sus crónicas. Según este cronista el origen mítico-histórico de los huastecos empezó en el monte llamado Chinauahuia, más tarde conocido como Pozonaltepetl o Monte de la Espuma. Ahí reunidos todos los “viejos y viejas” probaron el octli (pulque) que habían hecho el Tepuztecatl, el Quatlapangui, el Tlilhoa, el Papaztec y el Tzocaca. La reunión de los “viejos y las viejas” fue una asamblea de los tlahtoques (señores), ueuetques (viejos, ancianos) e ixtlamatins (sabios) de diversos grupos. Es muy probable que no sólo se tratara de una reunión de huastecos, sino también de toltecas, chichimecas, otomíes e incluso de toltecas-mexicas. En esta reunión hizo su aparición el tlahtoani Cuextecatl, el señor de los cuaxtecas, quien por beber demasiado pulque, “perdió el juicio y estando fuera de él echó por ahí sus maxtles, descubriendo sus vergüenzas”. Tal acción causó disgusto entre los otros tlahtoques y el Cuextecatl huyó junto con sus maceoalhoanes al lugar de donde habían salido, que era Panutla.

15 Pérez, Op. Cit., p. 54.

particularidades de cada pueblo.

La unidad familiar en la Huasteca comprendía varias parejas casadas, por lo general de dos a tres en cada casa, probablemente emparentadas. El papel desempeñado por las mujeres no se limitó al cuidado de los hijos ni a las labores de la casa, pues también hilaban y tejían. Según el Códice Florentino, las huastecas eran las encargadas de tejer las mantas de algodón; por la belleza y cuidados con los que tejían, eran muy requeridas sobre todo por los aztecas. Es muy probable que existieran grupos de mujeres dedicadas a la producción de textiles y que su organización haya dependido de ellas.

El comercio y el intercambio tuvieron antecedentes muy antiguos en la Huasteca; los tianguis que se celebraban en Tziuhcoac y Tuzpan así lo demuestran. La especialización en la agricultura y la pesca propició una relación comercial entre la costa y los pueblos ubicados en los llanos y las sierras huastecas. El comercio no sólo se circunscribió a la Huasteca y los lugares aledaños, sino que los huastecos tuvieron que comercializar en zonas alejadas como Campeche; ejemplo de ello es la relación con Huejutla en 1540.

Los huastecos no tenían una organización social como la de otros lugares de Mesoamérica. Lo que sí existió fue una clara delimitación de los territorios de cada uno de los pueblos. Existen claras referencias de que pueblos como Tuzpan y Temapachco eran unidades políticas reconocidas territorialmente. Cada uno de los pueblos de la Huasteca, como Temapachco, contaba con una cabecera y sus sujetos, término que los españoles aplicaron en toda el área mesoamericana para designar a la relación de sujeción y de control político y territorial de un centro respecto a unidades menores dependientes política y administrativamente de él.

Puede ser que, en el territorio huasteco, la falta de una unidad política centralizada influyera para que parte del pueblo fuera sometido por los mexicas. Esto mismo, tal vez, explique el que los pueblos sojuzgados no reconocieran la imposición que pretendían los del Altiplano Central y, al contrario, manifestaran una constante rebeldía16.

El control mexica en los pueblos sometidos significó la exigencia de los tributos, el reordenamiento de las formas de organización interna, una mayor cohesión de los pueblos en lo que respecta al pago de los tributos y el resguardo consciente de sus fronteras con los otros pueblos vecinos. Tuzpan y Temapachco, que fueron conquistados por los mexicas, sirvieron de pasadizo para emprender conquistas en los demás pueblos de la Huasteca.

16 Melgarejo, Op. Cit., p. 30.

Subir