MANDARINAL, Antología poética de Álamo.

Índice del artículo

ES UN ORGULLO NACER EN TU SUELO

Aguas del río Pantepec

bañan a tu faz morena;

por ello es que tu ciudad

luce una imagen serena.

Del yacimiento en tu mina

se explotan esferas de oro

exportando el dulce néctar

que es un valioso tesoro.

El oro en racimales

ayer tu huerto lució,

sólo se oyen historiales

porque desapareció.

Del oro negro no hay más,

los gringos se lo han llevado.

pero eso no importa ya;

con tesón te has superado.

De abanico en calendarios

eres progreso y frescura;

hojas descienden a diario

forjando una historia pura-.

Un pectoral reluciente

que consta de un centenario,

es lo que porta tu gente

en este tu aniversario.

Narran de ti los cronistas

trascendente trayectoria,

desde que fuiste plantado

allá, cerca de la Noria.

¡Cuánto fruto ha nacido!

ya de tu verde follaje;

y en ciudad te has convertido

por tu vasto mestizaje.

Germen de moreno arcilla

que en tu vientre ha germinado;

los poderes y su silla

a Álamo fueron llegados.

El señor Guillermo Vélez

con sabiduría acertada

y en Congreso del Estado

su petición fue aceptada.

Familias muy honorables

la cuna de antecesores,

forman hechos memorables

que comparten escritores.

Ganas un título noble

y en la Huasteca es notorio

más que Álamo eres un roble

por tu pujanza de emporio.

¡Me contagia tu alegría

en mi paso transitorio!

aunque me esté sólo un día

me llevo aquí tu jolgorio.

Haber nacido en tu suelo

es para mi un gran orgullo,

tener por techo tu cielo

y por lámparas cocuyos.

En estas notas presentes

mi corazón volcó entero,

aunque de ti esté yo ausente,

Álamo ¡Cuánto te quiero!.

María Dolores Reyes Herrera

Subir