MANDARINAL, Antología poética de Álamo.

Índice del artículo

SEMBLANZA LÍRICA A ÁLAMO TEMAPACHE

Hace cien años ya; cien años que Dios acarició tu suelo,

y lo vistió de llanuras, cálidas, fecundas y serenas.

De una casta noble pobló toda su tierra, ¡indígena presencia!

que con el nombre de Temapache te erigieran.

Tu vientre, le irrigó con los húmedos encantos,

del Honda y Buenavista, arroyos que por ahí van serpenteando

y sus prósperos anhelos entes valles van dejando.

Tu alma, la bendijo Dios con sus sublimes dones,

y a la virgen Del Carmen y a Santiago Apóstol te dio como patrones;

emblemas de tu credo, que invaden de fe los corazones

cuando en tus fiestas estallan emociones;

de música, canciones, danzas, ritos y oraciones;

compendio armonioso de tu folclor y tradiciones.

En tus campos se mecen tus verdes tabacales

y reverberan los triunfos que a tus hijos los colman de bondades.

Productos que te han dado renombre y que ciñen de azahares

tu belleza; ¡los cítricos! columna vertebral de tu grandeza.

De tu subsuelo, del petróleo emana la riqueza,

y tus recursos agrícolas, ganaderos y pesqueros,

que también a tu economía dan fortaleza.

Tus comunidades, testigos fehacientes de lucha y de glorias;

Chapopote de Núñez, Estero del Ídolo, La Camelia,

Potrero del Llano y Álamo, tu cabecera.

De tus hijos que con su arduo trabajo te enaltecen,

el tesón de tus hombres y mujeres, que a tu suelo lo humedecen

con el sudor bendito de sus frentes.

¡Voluntades férreas! forjadoras de sueños y verdades.

De ilustres hombres honras las memorias; Lázaro Cárdenas,

Salvador Díaz Mirón, Venustiano Carranza,

Don Miguel Hidalgo,y el Benemérito Don Benito

Juárez; ¡regios monumentos!

que enaltecen el diario acontecer de esas tus calles.

La iglesia de Santiago Apóstol donde la fe quedó petrificada;

construcción de estilo plateresco, bastión cultural en que se palpa,

de tu pasado, tus raíces prehispánicas.

Hace cien años ya, que de tu pueblo se crearon los cimientos,

y en la nostalgia que desborda el tiempo; surgió la gran ciudad,

donde hoy se guardan cien años de recuerdos.

¡Cien años de historia! que orgullosos se yerguen

en cada rincón de tu hermosa geografía.

¡Álamo, Temapache! que en punto sutil de la

Huasteca germinaste,

que fecundas con esmero, cada simiente de tus

pródigas llanuras.

¡Temapache! que del nahuatl tu nombre lo heredaste;

tu gastronomía de platillos ancestrales,

tus manifestaciones de mosaicos culturales,

y esa esencia pura que corre por tu sangre.

Esencia que brota de las cuerdas del violín y la jarana,

cuando armoniosas las notas se desgranan

al interpretar un son huasteco, o lo mismo acompañar

al decimero.

¡Álamo, Temapache! centenario que brilla en la Huasteca,

acunado, en el verde nicho de tu exótica natura.

Tierra que invocas, la inspiración de múltiples artistas,

y que pones en las manos letras vivas

de él que hilvana retablos de tu historia, tu cronista.

¡Álamo, Temapache! cien años de vida te celebran;

cienazos de vivencias que a tus hijos en las manos les entregas.

¡Álamo, Temapache! ¡tierra de Dios!, ¡tierra Huasteca!

¡Álamo, Temapache! bendito seas.

Juana Medina Hernández

Subir