MANDARINAL, Antología poética de Álamo.

Índice del artículo

ÁLAMO, TUS RECUERDOS

Álamo bella región

con tus cerros y praderas,

tus mujeres con enaguas

luciendo bien sus caderas.

Lugar hermoso querido

con verde manto en laderas,

cubriste con tus riquezas

todas, todas las plataneras.

fuiste un auge petrolero

y esto es cosa del pasado,

hoy mandas al extranjero

jugo puro y concentrado.

Los huapangos con jarana,

con guitarra, las canciones,

no hay otro como tú

por todas estas regiones.

Allá en años setentas

el tabaco nos dio vida,

cuando todos trabajaban

y nadie emprendía la huida.

El chalán ya no despega

trasladando mucha gente,

pues hoy ya has progresado

pues ya contamos con puente.

Es tradición de mi pueblo

que no se debe olvidar

recordar a nuestros muertos

haciéndoles un altar.

Con aroma de palmilla

y fragancia de copal,

saborear un chocolate

con un pan y buen tamal

Los domingos en tus fondas

piden buche y nenepil,

en los puestos de la calle

¡Huele rico el zacahuil!.

Fuiste cuna de culturas

que en tu tierra se postraron,

así lo dicen las pruebas

que en tus tierras encontraron.

Pirámides, monolitos

y los campos de pelota,

piezas grandes invaluables

monumentos de valor.

Las lenguas que aquí se hablan

provienen de esta raíz,

la Huasteca, la Tepehua,

la Nahuatl y la Otomí.

Este lugar está lleno

de terreno naranjero,

se logró hacer una imagen

en honor al colotero.

Es un hombre jornalero

que con su fuerza demuestra,

para tener vida digna

no hay que irse al extranjero.

Los gringos están muy lejos

y la distancia es brutal,

no te marches compatriota

puede resultar mortal.

¡No te vayas campesino!

Quédate aquí a trabajar,

con el sudor de tu frente

la miseria has de dejar.

Yo quisiera tener alas

y volar por todo el valle,

para describirte todo con más lujo de detalle.

Cliserio Velásquez Lechuga

Subir