MANDARINAL, Antología poética de Álamo.

Índice del artículo

ÁLAMO DE MIS AMORES

Puerta agrícola de los huastecos,

Álamo de mis amores…

generador de productores,

de plátano, tabaco y cítricos.

Cien años de esfuerzo compartido;

tierra de la esperanza,

recuerdo con añoranza,

cada momento vivido.

Tierra blanca, Potrero y Alazán,

Guadalupe y Soledad,

de gran productividad,

de petróleo, aceite y afán.

Tus primeras viviendas fueron,

de palma, embarro y otates;

de madera y lamina construyeron,

inmigrantes comerciantes.

Parque Benito Juárez,

parroquia de los Dolores;

costumbres de tus pobladores,

de la sierra y de otros lares.

Su recodo en el rió,

formado por Pantepec y Vinazco;

desde el puente veo su poderío,

septiembre y octubre, todo un lío.

Nadar era obligado,

pescar y cazar también;

acamayas, catan y pescado,

Gallareta y venado… ¡Que bien!

Para soñar, mujeres bellas,

Temapache, Alazán y Potrero,

para bailar, tus doncellas,

Barrio de las Flores primero.

Zacahuilt, cecina y enchiladas,

huapango, jarana y son;

con gusto y de corazón,

bocoles, mole y empanadas.

Álamo de mis amores…

no te supimos cuidar,

perdón por nuestros errores

¿Te podemos rescatar?

En Dios y nuevas generaciones,

confiamos tu renacimiento;

emporio de las Huastecas señores,

resultado del entendimiento.

Tierra fértil y bendita,

ganado y frutales produce,

profesionales y gente bonita,

en primavera ¡Que bella luce!

Orlando Monroy Méndez

                                               

Subir