MANDARINAL, Antología poética de Álamo.

Índice del artículo

DIADEMA DE AZAHARES

Esmeraldino es el tono

de la alfombra de tu suelo,

con huapangos yo te entono

décimas bajo tu cielo.

Númen de esmeralda y oro

fragancia de naranjales,

porque en el cítrico foro

vuelan hadas matinales.

Eres mi tierra querida

un remanso de confianza;

traes a mi mente sufrida,

el recuerdo y la esperanza.

En tu suelo yo nací,

Álamo de mis amores;

desde niño yo bebí

tus aromas seductores.

Álamo es mi tierra bella

que mi cuna acarició,

de huasteco llevo huella

pues su encanto me vistió.

Cuando mi destino llegue

a su momento final,

y a la tierra yo le entregue

el tributo eternal.

Entonces bajo tu sombra

quiero mi noche dormir;

pues en tu esmeralda alfombra

podrá mi sueño vivir.

Mi alma pedirá al arte

sus angélicos cantares

y en el éter coronarte

con la diadema de azahares.

Marco Antonio Guerrero Juárez

Subir