MANDARINAL, Antología poética de Álamo.

Índice del artículo

UN SIGLO EN TUS MANOS

Álamo, Tú que eres la luz de esperanza,

en tus manos coloco mi fe,

Tú que eres abrigo y almohada

para pobres y ricos también.

Esas manos que cortan la fruta,

que el olor a naranja te dan,

y tus calles repletas de lucha

donde todos trabajan al par.

Tus escuelas acogen el triunfo

que en tus niños futuro impondrá,

el mañana recibe propuestas

que en la vida final triunfarán.

Es un siglo de vida el que tienes

muchos siglos mejores vendrán;

pues tus hombres trabajan muy fuerte

impulsando esta hermosa ciudad.

Me despido de ustedes amigos

respirando el aroma de azahar,

y les digo serán bienvenidos

este pueblo los va a cobijar.

César Augusto Solís Guzmán

Estudiante de secundaria

Subir