TEJIENDO TRADICIONES

Índice del artículo

La Carrera del Colotero

Sin duda alguna, la carrera del Colotero es la tradición mas auténtica de Álamo, Temapache, Veracruz; generalmente se programa para el penúltimo día de la Feria de la Naranja, la cual se realiza en el mes de Abril; por lo que tradicionalmente esta prueba de resistencia se da en día sábado, en horario vespertino, comúnmente des- manera de compensar la presión que produce el peso del colote, con la velocidad del cuerpo como generalmente ocurre en una carrera atlética o en una caminata, en donde debido a los movimientos de las manos y de cadera, permiten al atleta manejar el ritmo, ahorrar energías y balancear el cuerpo. En esta carrera no se tiene esa oportunidad,

pués de las 17 horas. La carrera consiste en cargar un canasto cargado de naranjas a la espalda que es sostenido por un mecapal de la parte frontal de la cabeza; el tenate es agarrado por ambas manos de los bordes superiores, lo que hace aún de por si más extenuante la carrera, pues no existe

porque el soltar el canasto originaría que este cayera, tirando las naranjas, lo que provocaría una descalificación en automático. Así, la carrera es rígida, extenuante y además de resistencia, porque se tiene que cargar un promedio de 70 kilogramos a la espalda, en un recorrido que varía según la convocatoria.

Originalmente esta prueba se iniciaba pasando el Puente del Ídolo y se corría por la antigua carretera Álamo-Tihuatlán, hasta los terrenos donde se ubicara la feria de la naranja, lo que significaba trasladar a la espalda un colote con 100 kilos de naranjas por 4 kilómetros. Actualmente la distancia se ha acortado, y el peso del colote también, pero el tramo resulta superior al kilómetro y medio, lo que es todo un reto y requiere de una condición especial, que solo los trabajadores del corte de naranja tienen.

La carrera del colotero, tuvo sus inicios en 1979, hace veintisiete años y su promotor o iniciador lo fue el difunto Octavio Ortiz Álvarez, quien fue un gran organizador de actividades sociales en el Ejido El Ídolo. La carrera partió con veinticinco corredores a los terrenos de la feria que se ubicaron donde esta actualmente el templo Mormón. El primer lugar se gano mil pesos, el segundo quinientos y el tercero, doscientos cincuenta pesos. De los ganadores solo se sabe sus motes: “el Cotorro”, “el Toluco” y “la Piedra”.

Se le llama carrera del Colotero, por el mote de sus participantes, ya que a los cortadores de naranja se les da ese nombre. El colote es un canasto cilíndrico de un diámetro de unos setenta y cinco centímetros aproximadamente y de una altura similar, en la parte inferior el diámetro del canasto es de cuarenta centímetros, y debido a que es el instrumento básico para la recolección de la naranja, derivado del instrumento, se le dio el nombre a los trabajadores de esta actividad como coloteros. Esto es muy común en el pueblo mexicano, que el nombre del instrumento con el que se trabaja determine el calificativo por el que es llamado el obrero, así tenemos machetero al que trabaja con machete, vaquero al que arrea o trabaja con vacas, carbonero al que trabaja con carbón y bueno, debido al colote que además es bastante vistoso por sus dimensiones, pues al cortador de naranja se le conoce por Colotero.

Como en toda carrera hay premios, en esta no hay excepción, pero hay que reconocer que no son tan significativos y que si los trabajadores participan en ella, es más por entusiasmo que por los obsequios que obtienen, pues los mayores premios que han recibido los primeros lugares, no sobrepasan de $5,000.00, lo que para una tradición cultural tan importante, no significa gran cosa.

El Colotero es la figura emblemática de este Muni cipio, es un símbolo cultural que identifica al Alamence, este elemento de identidad y pertenencia, representa al esforzado hombre de la región que con el fruto de su esfuerzo se gana el pan de cada día, pero también simbólicamente identifica la pujanza de Álamo como pueblo citricultor, pues con sus 60,000 hectáreas sembradas de naranja, es el primer municipio productor de cítricos de la República Mexicana.

La obra artística que se ubica en la entrada de la ciudad da fe de ello. Vale la pena mencionar, que este símbolo se ha ido fortaleciendo con el transcurso de los años, pues desde que se tuvo la idea de la primera carrera del Colotero, se fueron agregando elementos que fueron enraizando este símbolo que hoy resulta emblemático. Por ejemplo en la feria de la naranja de 1999, se presentaron los primeros Coloteros hechos en papel mache, fueron elaborados por la artista Esperanza Castro Gutiérrez, pariente de la familia Monroy Gutiérrez de esta ciudad, apoyada por la maestra Marisela Carballo a petición de José Gabriel Gómez Corrales, entonces director de Casa de Cultura; pero fue a raíz de que el artista Miguel Ángel Vargas, auxiliado por el maestro Inés Hernández Camacho hicieran la obra del Colotero durante la administración de Juan Bustillos Montalvo, en que el Colotero se volvió el verdadero símbolo que se estaba proponiendo. Hoy, la réplica de este trabajador con sus naranjas al hombro, es comercializado y conocido en el mundo.

Por las anteriores razones consideramos que la carrera del colotero es la tradición más auténtica y original de Álamo, y por lo que este símbolo de identidad significa; no podía pasar desapercibido en este trabajo que con amor los docentes del COBAEV, hemos elaborado.

Subir